TURQUESA

Es un mineral de fosfato de aluminio y cobre. Su color puede variar de azul claro a verde, en función a la cantidad de hierro y cobre que contenga. También puede contener inclusiones de otros minerales como limonite, pirita y calcedonia. Es relativamente poco frecuente, y, cuando es compacta y de buena calidad, ha sido muy apreciado como piedra preciosa y ornamental durante miles de años debido a su color inigualable.

La palabra «turquesa»‘ es muy antigua y de origen indeterminado. Deriva del francés pierre turquoise, significando «piedra turca». Se piensa que esto surge de una confusión, ya que en Turquía no hay yacimientos de turquesa, pero eran comercializadas allí, y entonces la gema fue asociada con ese país.

La turquesa es una piedra sanadora muy eficaz que ofrece bienestar al cuerpo y espíritu.

Es protectora ya que ha sido usada como amuleto desde tiempos remotos. Fomenta la sintonía espiritual y potencia la comunicación con los mundos físico y espiritual. A nivel físico se dice que estimula la regeneración de los tejidos del organismo.

La tinción en las piedras es una práctica que ya se utilizaba por los romanos, allá por el año 23 D.C. principalmente en las ágatas y calcedonias. Este tratamiento consiste en la introducción de una sustancia colorante que penetra dentro del material gemológico debido a que tiene una estructura porosa, como en el caso de las ágatas o las turquesas, o por fisuras que llegan a aflorar a la superficie de la piedra, como en el cuarzo o en el corindón, para así modificar la apariencia del color. Este proceso y las sustancias utilizadas no alteran la estructura cristalina del mineral, que sigue siendo la misma tanto físicamente como energéticamente. Lo que hacen es un rellenado del «espacio vacío» de la estructura cristalina sin interferir en ella.

Siendo así podemos sacar la conclusión que aunque el color que presenta una piedra no sea natural este color es válido para procesos cromoterápicos. La idea de que un mineral pierde sus propiedades terapéuticas por ser teñido es errónea. Podemos decir aún más, el proceso de teñido no solo conserva sus propiedades pero también añade propiedades energéticas a la piedra, creando una combinación vibratoria entre la estructura cristalina y el color añadido que muchas veces no podríamos encontrar en la naturaleza.

Mostrando todos los resultados 7